Rajoy, el cazador cazado

Una semana lleva el PP atacando con saña al Presidente del Gobierno por desplazarse a actos no institucionales en avión militar. Pero hoy se ha sabido que:

  • El 9 de mayo de 2003, el primer día de campaña para las elecciones municipales y autonómicas, Mariano Rajoy, en aquel momento vicepresidente del Gobierno, utilizó un Falcon del Ejército español para desplazarse desde Madrid a Baleares, en donde participó en un mítin y en una rueda de prensa del PP.
  • Según ha sabido la SER, el uso del Falcon consta en los archivos de seguridad de Moncloa y en el registro del Grupo 45 del Ejército del Aire, que es el que presta servicio a las autoridades del Estado.
  • Rajoy había dado aquel día la rueda de prensa del Consejo de Ministros y a continuación se desplazó en el Falcon a Palma de Mallorca, en donde ofreció una rueda de prensa en el PP y por la noche participó en un mítin en Pollensa.
  • Rajoy era entonces vicepresidente del Gobierno y no presidente del Gobierno como ahora Zapatero.
  • Trillo, por su parte utilizó hasta en 11 ocasiones un avión oficial para asistir a mítines y participar en actos de la campaña de 2003. El 3 de mayo, tras despedir al Papa en Madrid, se desplazó a Alicante, la provincia por la que es diputado y al día siguiente participó en un acto electoral en Linares. El día 6, viaja en el Falcon a Talavera en donde asiste a un acto como ministro y aprovecha al día siguiente para dar un mitin en Mérida.
  • El 21 de mayo viaja en el Falcon a Málaga y participa en varios actos en Málaga, Torremolinos, Antequera y Ceuta. Ese mismo día vuela en el Falcon del Ejército a Valencia en donde al día siguiente participa en una comida con militantes.
  • Por último, los días 22, 23 y 24 de mayo viajó tres veces al aeródromo militar de San Javier, en Murcia, su provincia natal en donde cerró la campaña electoral el día 23 de mayo.
  •  Ver documento completo





    cabeceira


    Con este novo portal a agrupación pretende contar con un punto de información para os seus veciños, a demáis de servir de escaparate para difundir o noso traballo.